28
Vie, Ene

Typography

Queridos Delegados y Miembros todos del Instituto San Gabriel Arcángel,

Os envío este mensaje en vísperas de la Fiesta del Titular de vuestro y nuestro Instituto.

Meditando sobre el rol y la figura del Arcángel Gabriel, nos vemos remitidos a los valores fundamentales de nuestra identidad de Paulinos consagrados en el mundo para testimoniar y anunciar la Buena Noticia.

San Gabriel es el perfecto comunicador de la Buena Noticia. Él trae consigo un anuncio que no es suyo sino que le ha sido encargado, lo trae personalmente y lo ofrece a María, razonando con ella sobre qué significa y cómo podrá actuarse el contenido del mensaje, predisponiendo el ánimo de María a dar su consentimiento y permitir que el proyecto de Dio, escondido durante muchos siglos, quede ahora manifiesto, venga a la luz y pueda realizarse.

En este perfil del Arcángel Gabriel están todos los elementos que definen la identidad del Gabrielino como persona consagrada, el sentido y el rol de su presencia en el mundo, su misión.

Reflexionando sobre la figura de San Gabriel Arcángel, yo quisiera resaltar solo algunos aspectos que interesan a los Gabrielinos, y también a todos los Paulinos, pues, mirándolo bien, la identidad del Gabrielino se caracteriza como la de todo Paulino, diferenciándose únicamente por la nota de la “secularidad”.

Nuestro Superior general, en la carta anual de este año, El Editor Paulino, artesano de comunión en un mundo conectado, se expresa así: «Recordemos que la palabra “edición” deriva del verbo “editar”, proveniente a su vez del latín édere, que significa “hacer salir”, “dar a la luz”, “poner en público”. Para el Editor Pau­­lino, empero, la actividad editorial asume un significado particular, que cabe expre­sar como un “sacar de sí para iluminar a los demás”, presuponiendo que él tenga en sí la “luz” para irradiarla; es decir, que tenga un “alma de apóstol”: “Un alma que ante todo está enamorada de Dios”.

Efectivamente, en el pensamiento de nuestro Fundador, el apóstol es un templo de la Santísima Trinidad, sumamente operante en él hasta hacerle traspirar a Dios por todos los poros: con las palabras, las obras, las oraciones, los gestos, las actitudes; en público y en privado; desde todo su ser. ¡El apóstol vive en Dios y comunica a Dios!».

El mensaje del que el Arcángel Gabriel es comunicador, lo trae dentro de sí, lo hace suyo. El mensaje no es suyo, pero se lo apropia y lo comunica presencialmente, con su “persona”. Cuando nosotros pensamos en el mensaje de la Encarnación, los rostros que nos vienen inmediatamente a la mente son los de Gabriel y de María.

El papa Francisco en el mensaje para la 55ª Jornada mundial de las Comunicaciones sociales subraya esto: «Opiniones atentas se lamentan desde hace tiempo del riesgo de un aplanamiento en los “periódicos fotocopia” o en los noticieros de radio y televisión y páginas web que son sustancialmente iguales, donde el género de la investigación y del reportaje pierden espacio y calidad en beneficio de una infor­mación preconfeccionada, “de palacio”, autorreferencial, que es cada vez menos capaz de interceptar la verdad de las cosas y la vida concreta de las personas, y ya no sabe recoger ni los fenómenos sociales más graves ni las energías positivas que emanan de las bases de la sociedad. La crisis del sector editorial puede llevar a una información construida en las redacciones, frente al ordenador, en los terminales de las agencias, en las redes sociales, sin salir nunca a la calle, sin “desgastar las suelas de los zapatos”, sin encontrar a las personas para buscar historias o verificar de visu ciertas situaciones. Si no nos abrimos al encuentro, permaneceremos como espectadores externos, a pesar de las innovaciones tecnológicas que tienen la capacidad de ponernos frente a una realidad aumentada en la que nos parece estar inmersos. Cada instrumento es útil y valioso sólo si nos empuja a ir y a ver la realidad que de otra manera no sabríamos, si pone en red conocimientos que de otro modo no circularían, si permite encuentros que de otra forma no se producirían».

Es la persona con su presencia en el mundo la que hace visible y creíble “la Buena Noticia”; es el “desgastar las suelas de los zapatos” saliendo y caminando por las sendas de la humanidad de hoy, lo que nos hae “detectar la verdad de las cosas y la vida concreta de las personas”; es encontrando, escuchando, dialogando, “razonando” con las personas, como hizo Gabriel con María, lo que nos permite  predisponer el ánimo humano y que emerja “la imagen de Dios” depositada en cada uno de nosotros.

Intentando quedarme en los límites de un mensaje y no de una “ponencia”, dejo a cada uno de vosotros la tarea de profundizar y reflexionar sobre todos estos pasos que caracterizan la identidad del Gabrielino,

Os deseo que la fiesta de vuestro titular os ayude a concienciaros cada vez más de vuestra identidad y de vuestra “gran y difícil” misión por los caminos de la humanidad de nuestros días.

 

Fraternamente

Vito Fracchiolla

Roma, 29 de septiembre de 2021
Fiesta de San Gabriel Arcángel
Titular del Instituto San Gabriel Arcángel

 

 

Agenda Paolina

28 Enero 2022

Memoria di S. Tommaso d’Aquino, sacerdote e dottore della Chiesa (bianco)
2Sam 11,1-17 (passim); Sal 50; Mc 4,26-34

28 Enero 2022

* PD: 1955 arrivo in Cile.

28 Enero 2022

PD: Sr. M. Bertilla Franchetti (1987) • SJBP: Sr. M. Clara Capelletti (1973) - Sr. Maria Cucchi (2001) • IGS: D. Gaetano Tedeschi (1985) • IMSA: Fernanda M. Da Costa (1973) • ISF: Luis Spalla (2005).